Cómo sobrellevar la caída del vagón de los adictos al azúcar

  1. Salud
  2. Nutrición
  3. Cómo sobrellevar la caída del vagón de los adictos al azúcar

Libro Relacionado

Vencer la adicción al azúcar para los tontos

Por Dan DeFigio

Nadie es perfecto, y nadie come perfectamente todo el tiempo. La buena noticia es que no tienes que hacerlo. La clave para el éxito a largo plazo es aprender a tomar buenas decisiones de manera regular y no descarrilarte sólo porque has tenido un día sin pensar.

Empieza con el perdón

Comer atentamente es un proceso, una práctica que requiere, bueno, ¡práctica! No serás perfecto desde el principio. Estar atento a lo que comes no significa ser neurótico, obsesivo o temeroso de la comida.

Para curar la adicción al azúcar (o adicción de cualquier tipo), tienes que curar el cerebro emocional que has enseñado, sin saberlo, a anhelar algo para medicarte. No es fácil; vas a tener que hacer algo de trabajo para mantenerte atento y crear nuevos hábitos saludables.

Si tomas una mala decisión o incluso si tienes un día entero de comida horrible, reconoce lo que hiciste (sin excusas), entonces perdónate a ti mismo, con la intención de que lo hagas mejor la próxima vez. No eres un fracasado, un bicho raro, o un fracasado sin remedio.

Debido a la biología, la sociedad y tus hábitos y conductas del pasado, te has convertido en un adicto y necesitas ayuda. Se necesita tiempo y práctica para deshacer todo ese aprendizaje pasado. Córtese un poco de paciencia – el comportamiento de nadie es perfecto el 100 por ciento de las veces.

Hay una gran diferencia entre reconocer un error y juzgarte a ti mismo. Reprenderse a sí mismo sólo empeora su auto-negatividad y desencadena las inseguridades emocionales que impulsan el deseo de comida reconfortante en primer lugar.

Tratar con la crítica interna

Si eres como la mayoría de los que luchan con personalidades adictivas, es probable que tengas un crítico interno bien desarrollado: la voz que te balbucea continuamente, buscando algo con lo que encontrar fallas. Magnifica las pequeñas fallas en gigantescas, te castiga una y otra vez por cosas del pasado, ignora el verdadero contexto, y no te da crédito por ninguno de tus éxitos. ¿Te suena familiar?

¿Qué quiere el crítico interno? Quiere estar bien. Quiere encontrar pruebas que apoyen las mismas viejas historias que siempre te cuenta. Imagina a tu crítico interior como una persona odiosa en la oficina que se sienta y no hace nada más que acusar a la gente y decir: «¿Ves? ¡Ves, te dije ______!»

No le hagas caso a este loco. Él o ella no tiene nada positivo que ofrecerle y está totalmente fuera de contacto con los hechos. Esa voz está tratando desesperadamente de tener razón, porque esa es la única descripción de su trabajo. Si no puede probar que está bien, lo despiden.

Así es, puedes despedir a tu crítico interno si quieres. Todo lo que tienes que hacer es escuchar objetivamente la historia o la «evidencia» y determinar si es realmente cierta.

He aquí un ejemplo de cómo cuestionar la «evidencia» de la crítica interna: Después de una mala elección de comida, tu crítico interior grita: «¿Ves? Te dije lo estúpido que eres, ahora lo has arruinado todo». ¿Es esto cierto? ¿Eres estúpido porque tomaste una mala decisión? ¿Realmente lo has»arruinado todo»?

Por supuesto que no! Batir con éxito el azúcar es una serie de decisiones en curso, y tú arruinaste una de ellas. Gran cosa. La próxima vez lo harás bien; no tienes que empezar de nuevo como te dice este personaje.

Después de unas cuantas veces que el crítico interno viene a usted con evidencia que usted determina que no es verdad, usted puede dispararla fácil y merecidamente.

Vuelve a la pista: Tres sencillos pasos

Debido a que el éxito con el consumo de alimentos bajos en azúcar es una serie continua de pequeñas decisiones, cuando se toma una mala decisión es importante poder volver a tomar decisiones inteligentes de inmediato. Siga estos tres sencillos pasos y estará de vuelta en el vagón:

  1. Diga lo que hizo sin juzgar, exagerar o catastróficar. Sólo los hechos, señora. Algunos ejemplos podrían ser: «Comí un bollo dulce como tentempié» o «Comí una bolsa de M&Ms.”
  2. Esta es difícil porque tienes que mirar más allá de cualquier historia que te hayas contado a ti mismo y revelar la verdad. La historia puede ser:»No tuve tiempo de comer algo saludable». La verdad es que «tenía hambre, y no traje nada bueno conmigo, y decidí que prefería comer el pan dulce que tener hambre».
  3. Diga lo que piensa hacer la próxima vez.»Mañana traeré un bocadillo saludable al trabajo».

Leave a Reply