¿Cómo sería la princesa Diana a los 50 años?

Tim Graham, Getty Images

Si la princesa Diana no hubiera muerto en ese trágico accidente de coche en 1997, ¿dónde estaría ahora y, lo que es más importante, quién sería? Esa es la pregunta que Newsweek se hace esta semana para marcar lo que habría sido el 50 cumpleaños de la difunta princesa el 1 de julio.

No es la pregunta lo que preocupa; es la cursi ejecución de la revista de noticias de la idea lo que rezuma. En las manos de la editora jefe Tina Brown, Diana se convierte en algo así como una lista A de Forrest Gump, una tonta unidimensional que se ve torpemente fotografiada en las mejores fiestas y en las relaciones más lucrativas.

Si Diana hubiera vivido, seguiría siendo hermosa. Escribe Brown, «No hay duda de que habría mantenido la barbilla tensa con inyecciones estratégicas de Botox y sus brazos desnudos pulidos del gimnasio.

Gracias a Dios. Un cuello de pavo y alas de pollo no son parte de mi fantasía Diana. Deja esos fallos humanos de segundo nivel a Fergie.

Diana también estaría saliendo con alguien. «Deslizándose con elegancia hasta los 40 años, su gusto romántico se habría trasladado a los hombres de poder sobre los niños que juegan», escribe Brown.

¿Hombres de poder? ¿Significa eso un fin de semana sucio en Teherán con Mahmud Ahmadineyad, o un crucero por Trípoli con Gaddafi? No exactamente, sino que es un «tipo de fondos de cerco super-ricos» con sede en Manhattan. Después de que ella se aburra de él (o de que lo acusen), pasará a»encuentros encubiertos con alguien más excitante: un presentador de un programa de entrevistas nocturno de alta mentalidad o un mago de las finanzas francesas que se mueve por todo el mundo y que se dirige al Elíseo».

¿David Letterman? Dominique Strauss Kahn? ¿están ardiendo sus oídos colectivos?

En 2011, Diana sería mejor amiga de los Middleton -aunque se sentiría un poco nerviosa por toda la atención que está recibiendo la advenediza Kate- y ella y el Príncipe Carlos se conocerían como amigos, después de haber enterrado su antigua enemistad.

Su fabulosa filantropía sería la gran cosa en la que cuelga su fascinador a nivel internacional y estaría encima de cada gran desastre más rápido de lo que se puede decir Anderson Cooper; ver a Diana con un casco en la Zona Cero; ver a Di repartiendo agua en el Astrodome durante el huracán Katrina; ahora parpadearía y la vería descansando en el yate de Paul Allen durante el Festival de Cine de Cannes con Brad y Angie. Pero no consideres la ironía de siempre.

Se trata de un retrato sin alma y sin ironía de una celebridad profesional jamás pintada. Es un milagro que Bonnie Fuller no esté acreditada en una nota al pie. Y mientras dice poco de valor sobre Diana a los 50 años, dice mucho sobre cómo es Tina Brown a los 58.

Si Diana estuviera viva, ¿qué estaría haciendo ahora? Es una pregunta que estoy seguro que sus hijos hacen en privado, como la mayoría de las personas que han perdido a un ser querido demasiado pronto son propensas a hacer. Pero tengo la sensación de que podrían pensar en ella en términos más humanos -confirmar que podrían permitirle ese cuello tambaleante incluso- en lugar de hacerla estallar en una tormenta perfecta de avaricia, ambición, celebridad, filantropía pública y perversión consumista «super-rica».

Leave a Reply