Cómo ser un padre emocionalmente inteligente

  1. Salud
  2. Salud Mental
  3. Cómo ser un padre emocionalmente inteligente

Libro Relacionado

Mejorando su inteligencia emocional en un día para tontos

Por Steven J. Stein

El siguiente consejo le ayuda a entender las habilidades emocionales esenciales que usted necesita como padre. Al controlar sus impulsos, usted será más lúcido en su acercamiento a su hijo. Al ser más empático, usted puede entender de dónde viene realmente su hijo (¡e incluso descubrir que la meta de su hijo en la vida no es en realidad volverlo loco! Finalmente, al mejorar su capacidad para resolver problemas, usted puede encontrar mejores maneras de lidiar con su hijo cuando se pone difícil.

Usar sus habilidades emocionales para manejar a su hijo

Usted necesita habilidades emocionales de autocontrol para criar a su hijo de una manera constructiva y nutritiva. Los estudios han encontrado que gritarle excesivamente a su hijo puede hacer tanto daño como – o incluso más daño que – pegarle a su hijo. Los resultados de gritarle a su hijo, insultarlo y sacrificarlo duran más que una palmada en el trasero, por ejemplo.

El mensaje que usted le envía a su hijo – las palabras y la emoción que acompañan a esas palabras – viven en la mente de su hijo. Ese mensaje puede reforzar la idea de que su hijo es una mala persona. Además, si usted continúa gritando, su hijo eventualmente se vuelve inmune al ruido – ella lo desconecta e ignora. Ella piensa:»Oh, me está diciendo lo inútil que soy otra vez».

Cuando usted puede manejar sus propias respuestas emocionales, puede convertirse en un mejor padre. Algunas de las habilidades emocionales más importantes que se aplican a la crianza de los hijos incluyen el control de los impulsos, la empatía y la resolución de problemas. Al trabajar en su capacidad (y en la capacidad de su pareja) en estas áreas, usted puede implementar cualquier número de enfoques de crianza. Si usted no puede manejar sus propias emociones, ningún enfoque de crianza puede ayudarle a criar a un niño feliz y emocionalmente seguro.

Inteligencia emocional y edad.

Controlar el control de los impulsos

Perder el control de sus impulsos puede hacer descarrilar una crianza efectiva. Controlar su comportamiento impulsivo puede ser de gran ayuda para que usted sea un padre más estable, afectuoso, influyente y comprensivo. Algunas veces, es posible que usted ni siquiera se dé cuenta de que está siendo negativo y se está desinflando hacia su hijo. Tu voz se hace más fuerte, tu temperamento se acorta, te mueves rápida e impacientemente, y empiezas a hacer declaraciones exigentes (como»¡Haz esto! ¡Trae esto!» ¡Tráemelo ahora!).

Imagínate si te comportaras así con un perfecto desconocido – ¡qué vergüenza! O piensa en ti mismo en una entrevista de trabajo. ¿Pensarías en las preguntas que te hace el entrevistador, o dirías: «Esa es una pregunta tonta. Mira, estoy muy ocupado para esto. Termina tus preguntas y déjame salir de aquí». ¿Crees que conseguirías el trabajo? Trate de imaginar que su hijo está pensando en contratarlo a usted como su padre.

Puede utilizar varias estrategias a largo plazo para ser más paciente. He aquí algunas sugerencias:

  • Considere la posibilidad de participar en la meditación, la atención o el yoga.
  • Durante la semana siguiente, preste mucha atención a su enojo o frustración cuando comience a acumularse – controle sus sentimientos y las cosas que se dice a sí mismo mientras estos se intensifican. Trate de disputar los pensamientos que dan origen a estos sentimientos. Al final de cada día, resuma sus intentos de lidiar con su enojo. Vea si puede descubrir cómo detectar mejor su enojo cuando recién comienza y si es más fácil de manejar.
  • Si constantemente no puede controlar sus impulsos, es posible que desee reunirse con un consejero profesional.

Usando la empatía como guía

La empatía, que le da la capacidad de leer las emociones de su hijo y entender de dónde viene, puede ayudarle a manejar su comportamiento.

He aquí algunas maneras en las que usted puede ser más empático con su hijo:

  • Cuando su hijo está molesto, primero trate de entender lo que puede estar experimentando.
  • Si su hijo tiene la edad suficiente para responder, pregúntele qué le pasa o por qué se siente así.
  • Trate de reflejar la emoción que su hijo está experimentando. (Por ejemplo, podrías decir: «Pareces estar muy enojada, Sarah.»)
  • Haga preguntas no relacionadas específicamente con el sentimiento, sino sobre actividades y eventos – lo que ella estaba haciendo hoy temprano, lo que sucedió en el almuerzo, ¿qué hará esta tarde? A veces puedes obtener pistas sobre los problemas de sentimientos escuchando lo que pasó en eventos recientes (por ejemplo, ¿qué hiciste después de que Kevin dijo que no quería jugar contigo?). Muchos niños tienen dificultad para expresar sus sentimientos espontáneamente.

Si usted intenta entender a su hijo, éste responde con información más útil sobre lo que está sintiendo, lo cual no hace si usted trata de controlar su comportamiento. Su hijo quiere comprensión y atención primero – y soluciones después.

Resolución de problemas a través de las crisis

Después de manejar sus impulsos y sentir empatía con su hijo, usted está listo para resolver problemas reales. Comience a considerar lo que puede hacer para lidiar con el comportamiento de su hijo.

Puede que quieras sacar todos los recursos que tengas. Usa a tus padres, otros parientes o amigos cercanos para que te aconsejen. ¿Cómo han lidiado con estos comportamientos?

Siga estos pasos básicos cuando esté resolviendo problemas:

  1. Asegúrese de tener una buena comprensión del problema y empiece por describirlo de forma clara y concisa. (Por ejemplo, Julia empieza a quejarse cada vez que vamos a la casa de la abuela.)
  2. Considere un número de soluciones alternativas, piense en cómo cada una de sus soluciones podría funcionar.
  3. Elija una solución que pueda utilizar, basada en sus ideas de ensayo y error.
  4. Implementar su solución: preste mucha atención a la eficacia de su solución.
  5. Reevalúe si fue la mejor solución para usted, si no lo fue, pruebe una de sus alternativas, si su solución funcionó a su satisfacción, felicítese por su éxito y recuerde esta experiencia para el futuro.

Cuando se trata de resolver problemas en la crianza de los hijos, por lo general hay que pasar por un proceso de prueba y error. Sea optimista. Eventualmente, usted puede encontrar una solución que sea adecuada para usted. Pero también necesita quitar información valiosa de sus errores, así como de sus éxitos.

Leave a Reply