Cómo proporcionar energía celular para prevenir o tratar la fatiga suprarrenal

  1. Salud
  2. Enfermedades
  3. Fatiga suprarrenal
  4. Cómo proporcionar energía celular para prevenir o tratar la fatiga suprarrenal

Libro Relacionado

Fatiga suprarrenal para tontos

Por Richard Snyder, Wendy Jo Peterson

Todas sus células, incluyendo las células de sus glándulas suprarrenales, necesitan energía para hacer su trabajo. Las vitaminas son una parte importante de la ecuación, pero no son la respuesta completa. Usted debe considerar otros suplementos también.

Para que sus células funcionen de manera óptima, sus mitocondrias (los centros de poder de la célula) necesitan ser alimentadas. Aquí hay algunos suplementos que pueden ayudar en este sentido:

Ácido alfa lipoico

No hay mejor antioxidante para la célula que el ácido alfa lipoico (ALA). Al ayudar a la célula a regenerar el glutatión, que es el antioxidante celular más potente, el ALA ayuda a combatir el estrés oxidativo y la formación de radicales libres. También ayuda a la célula a regenerar otros antioxidantes, incluyendo las vitaminas C y E. Una glándula suprarrenal estresada necesita toda la vitamina C que pueda obtener.

El ALA también ayuda al cuerpo a normalizar los niveles de glucosa en sangre. Si los niveles de glucosa en sangre son más altos de lo normal (como puede suceder con el exceso de secreción de cortisol asociado con la fatiga suprarrenal), el ALA puede ayudar a reducir la glucosa en sangre.

Un suplemento de ALA es una píldora que se toma por vía oral, generalmente en dosis divididas dos veces al día. Comience con ALA en una dosis más baja, aproximadamente 200 miligramos al día, y aumente la dosis muy lentamente, porque un efecto secundario de ALA puede ser niveles bajos de azúcar. De ser posible, trate de tomar por lo menos de 400 a 600 miligramos al día.

Carnitina

La carnitina, una sustancia producida por los riñones, disminuye en la fatiga suprarrenal. En el caso de enfermedades crónicas, los suplementos de carnitina pueden ayudar a proporcionar energía a las células. La carnitina por lo general se toma en forma de píldoras, generalmente de 1 a 2 gramos en dosis divididas a lo largo del día.

D-ribosa

La D-ribosa es uno de los mejores suplementos para ayudar a proporcionar a sus células la energía que necesitan para funcionar de manera óptima. La ribosa es un azúcar natural y es uno de los componentes básicos de la adenosina-5′-trifosfato (ATP), que es la unidad fundamental de transferencia de energía para la célula.

Los suplementos de D-ribosa son una gran opción. La ribosa es necesaria para que el ATP mantenga el funcionamiento óptimo de las células suprarrenales. Aquí hay tres puntos clave sobre la suplementación con D-ribosa:

  • Comúnmente se puede contraer D-ribosa en forma de cápsula o en polvo. Una buena dosis inicial es de 2,500 miligramos por día, aumentando gradualmente. Una dosis máxima total es generalmente de 10,000 a 15,000 miligramos por día. La mayoría de la gente pone el polvo en su bebida matutina.
  • Un efecto secundario potencial de los suplementos de D-ribosa es la diarrea, que por lo general depende de la dosis. Es por eso que debe comenzar con una dosis más baja y aumentar lentamente.
  • Aunque la ribosa es un azúcar natural, no tiende a aumentar los niveles de glucosa en la sangre. Si usted tiene diabetes, puede tomar este suplemento.

Yodo

El yodo es un mineral necesario para el funcionamiento celular normal. Cuando la gente piensa en la deficiencia de yodo, comúnmente piensa en la glándula tiroides. (Una deficiencia de yodo produce un bocio, una inflamación de la glándula tiroides). Las glándulas suprarrenales también necesitan yodo. El eje hipotalámico-hipófisis-adrenal (eje HPA) probablemente requiere yodo para su funcionamiento óptimo.

Con el tiempo, los bajos niveles de yodo pueden afectar la capacidad de las glándulas suprarrenales para producir cortisol. En el contexto de la fatiga suprarrenal, los bajos niveles de yodo pueden aumentar el riesgo de desarrollar agotamiento suprarrenal antes, ya que las glándulas suprarrenales no son capaces de satisfacer las demandas de un factor estresante.

Usted puede tener un riesgo mayor de lo que cree de la deficiencia de yodo. Las toxinas ambientales, como el cloro y el flúor en el agua y el bromo en muchos productos domésticos, pueden afectar la capacidad del cuerpo para absorber el yodo. Si usted tiene fatiga suprarrenal, es una buena idea revisar sus niveles de yodo y tomar suplementos si es necesario.

Pirroloquinolina quinona

La pirroloquinolina quinona (PQQQ) es un catalizador importante para un número de reacciones químicas en el cuerpo. Los suplementos de PQQ no sólo proporcionan un impulso a las mitocondrias de las células, sino que también funcionan como eliminadores de radicales libres, consumiendo todos los radicales libres.

PQQ también protege el cerebro y estimula la cognición. Si tienes niebla cerebral conectada con la fatiga suprarrenal, PQQ debería ser parte de tu arsenal. En un estudio de laboratorio de la revista Neurochemical Research en 2013, se encontró que el PQQ disminuye la formación de glutamato, que es una potente neurotoxina.

Su cuerpo no produce PQQ, por lo que necesita consumirlo diariamente. Los alimentos que son altos en PQQQ incluyen frijoles y frutas y verduras, como pimientos verdes, papaya y ñames. El té verde es también una gran fuente de PQQ.

Diferentes formulaciones de suplementos de PQQ están disponibles. PQQ viene en forma de pastillas que puedes tomar una vez al día. Empieza con 10 miligramos al día. Otra opción es tomar PQQ en combinación con coenzima Q10 una vez al día.

Ubiquinona (coenzima Q10)

En las enfermedades crónicas, especialmente la fatiga suprarrenal, los niveles de ubiquinona (coenzima Q10) pueden ser bajos. Usted necesita niveles óptimos de esta enzima no sólo para ayudar a proporcionar energía a las mitocondrias, sino también para ayudar a la célula a lidiar con el estrés oxidativo y los radicales libres que se forman en el contexto de la inflamación y la enfermedad crónica. La principal fuente dietética de ubiquinona es el pescado, el salmón.

Las personas con fatiga suprarrenal o cualquier condición crónica deben complementar con ubiquinona. Aquí están algunas consideraciones generales cuando usted usa este suplemento, que viene en forma de píldora:

  • Es una buena idea comenzar con 50 miligramos dos veces al día y comenzar con ubiquinona temprano para proporcionar suficientes reservas antes de que una persona desarrolle agotamiento suprarrenal.
  • Si un paciente está tomando medicamentos que pueden causar agotamiento de la ubiquinona, debe comenzar con dosis de 100 miligramos dos veces al día. Ejemplos de estos medicamentos incluyen la clase de estatinas (atorvastatina[Lipitor], por ejemplo) y betabloqueadores.
  • La ubiquinona puede reducir la presión arterial y los niveles de glucosa en la sangre, por lo que debe seguir de cerca esos niveles. En el contexto de la fatiga suprarrenal (especialmente en las últimas etapas), si su presión arterial o niveles de glucosa en la sangre son muy bajos, su proveedor de atención médica puede discutir la posibilidad de disminuir la dosis o suspenderla por completo.

Leave a Reply