Cómo elegir suplementos dietéticos de buena calidad

Aunque la FDA no puede exigir a los fabricantes de suplementos dietéticos y nutricionales que presenten datos de seguridad y eficacia, un nombre respetado en la etiqueta ofrece alguna garantía de un producto de calidad. El nombre también promete un producto fresco; las marcas conocidas generalmente se venden más rápido.

Las iniciales USP (U.S. Pharmacopoeia, una organización de pruebas acreditada) son otra declaración de calidad, al igual que las palabras «liberación garantizada» o «liberación comprobada», lo que significa que el cuerpo absorbe fácilmente el suplemento.

  • Compruebe la lista de ingredientes: Revise la etiqueta del suplemento. A principios de la década de 1990, la FDA introdujo la etiqueta de alimentos nutricionales amigables para el consumidor con su guía de mini-nutrición sobre el contenido de nutrientes, listas completas de ingredientes e información confiable sobre cómo comer ciertos alimentos puede afectar su riesgo de enfermedades crónicas, tales como enfermedades cardíacas y cáncer. Las nuevas etiquetas de los suplementos de la FDA deben enumerar todos los ingredientes. La etiqueta de los productos vitamínicos y minerales debe indicar la cantidad por nutriente por porción más el %DV (porcentaje del valor diario), el porcentaje de la RDA (Recommended Dietary Allowance). Los listados de otros suplementos dietéticos, como los botánicos (hierbas) y fitoquímicos, deben mostrar la cantidad por porción más la parte de la planta de la cual se extrae el ingrediente (raíz, hojas, etc.). La siguiente figura muestra un ejemplo de las nuevas etiquetas de los suplementos, que ahora son fáciles de usar para el consumidor.
  • Busque la fecha de vencimiento: Con el tiempo, todos los suplementos dietéticos se vuelven menos potentes. Elija siempre el producto con la vida útil más larga.
  • Compruebe los requisitos de almacenamiento: Algunos suplementos deben ser refrigerados; el resto debe almacenarse, como cualquier producto alimenticio, en un lugar fresco y seco. Evite poner los suplementos dietéticos en un gabinete encima de la estufa o el refrigerador – es cierto, el refrigerador está frío por dentro, pero el motor que pulsa hacia afuera emite calor.
  • Elija una dosis razonable: A menos que su médico le recete un suplemento dietético como medicina, usted no necesita productos marcados como «terapéuticos», «extra fuertes» o cualquier variación de los mismos. Es más seguro usar productos que no le den más que la dosis diaria recomendada para cualquier ingrediente.
  • Evite la publicidad: La FDA no permite que los vendedores de suplementos afirmen que sus productos curan o previenen enfermedades (lo que los convertiría en medicamentos que requieren pruebas previas a la comercialización). Pero la agencia permite afirmaciones que afectan a la función, como «mantiene el colesterol» (la afirmación de que no hay nada médico sería «reduce el colesterol») Otra zona potencial de publicidad es la denominada «natural», ya que «las vitaminas naturales son mejores». Si usted tomó Chem 101 en la universidad, usted sabe que el ácido ascórbico (vitamina C) en las naranjas tiene exactamente la misma composición química que el ácido ascórbico que algunos químicos nutricionales cocinan en su laboratorio. Pero el ácido ascórbico en una píldora vitamínica»natural» puede venir sin aditivos tales como agentes colorantes o rellenos usados en las píldoras vitamínicas»regulares». En otras palabras, si usted no es sensible a los agentes colorantes o rellenos de las píldoras comunes y corrientes, no gaste el dinero extra en productos»naturales».
  • Leave a Reply