En este momento estás viendo 5 Sencillos Consejos para hacer el trabajo desde casa

5 Sencillos Consejos para hacer el trabajo desde casa

  • Categoría de la entrada:Finanzas

El brote de coronavirus (COVID-19) ha supuesto grandes cambios en la vida de todos nosotros, incluida la adaptación a nuevas formas de trabajo. Mientras que algunos de nosotros hemos vuelto a nuestro lugar de trabajo habitual, muchos siguen trabajando desde casa o están pasando por una vuelta gradual.

Trabajar desde casa tiene ventajas que algunos disfrutamos (¡adiós a los desplazamientos!), pero para muchos de nosotros estos cambios también han supuesto un reto.

Sentir estrés, falta de motivación, ansiedad e incertidumbre es completamente normal. Además, muchos de nosotros podemos estar preocupados por las perspectivas laborales futuras o por la mejor manera de compaginar el trabajo con nuestra vida personal y familiar.

Estos sencillos consejos pueden ayudarte a sentirte más productivo y motivado, y a cuidar tu salud mental mientras trabajas desde casa. ¡Descubre las Modalidades de trabajo MaJu Studios!

Establezca una rutina y cúmplala

Sin unos horarios fijos, las líneas entre el trabajo y el tiempo personal pueden difuminarse y resultar  estresantes. Siga sus patrones normales de sueño y trabajo si puede, y sea constante.

Levántate a la misma hora, desayuna y quítate el pijama. Intenta programar tu «tiempo de viaje al trabajo» y dedícalo a hacer ejercicio, leer o escuchar música antes de conectarte.

Y lo más importante, cuando tu jornada laboral se detenga, deja de trabajar. Desconéctate, deja de revisar los correos electrónicos y céntrate en tu vida doméstica. Y al final del día, intenta acostarte a tu hora habitual.

Hazte con un espacio de trabajo dedicado

Si puedes, busca un espacio tranquilo, alejado de la gente y de distracciones como la televisión (o la cocina, cuando tengas ganas de picar algo).

Pon todo lo que necesitas en un solo lugar, antes de empezar a trabajar -cargadores, bolígrafos, papel y cualquier otra cosa- y cierra la puerta si puedes. Incluso en un espacio pequeño o compartido, intenta designar una zona para trabajar.

Por último, ponte cómodo. Aunque sea tentador sentarse en el sofá, es mucho mejor hacerlo en un escritorio o una mesa. Utiliza las directrices del NHS para configurar correctamente tu espacio de trabajo, en la medida de lo posible.

Si no dispones de mobiliario de oficina, como una silla regulable, intenta utilizar elementos como cojines para apoyarte en la silla, o una caja como reposapiés.

Date un respiro

Dedicar tiempo a los descansos es importante para ayudar a controlar la sensación de estrés. Intenta hacer descansos para comer y para ver la pantalla con regularidad, y date tiempo para concentrarte en otra cosa para sentirte más concentrado cuando vuelvas. Incluso unos breves descansos de 5 a 10 minutos cada hora pueden ayudar a mejorar la productividad.

Si es posible, pasa tiempo al aire libre cuando puedas. Pasar tiempo regularmente en un espacio verde es fantástico para tu salud mental.

Fija una hora para salir a caminar, correr o montar en bicicleta para tomar aire fresco o un café.

Manténgase conectado

Aunque trabajar desde casa tiene sus ventajas, también es posible que te sientas más aislado. Pero hay muchas maneras de mantenerse en contacto con los que nos importan, potenciando su bienestar mental y el nuestro.

Dentro y fuera del trabajo, la interacción humana es importante, así que programe videollamadas y coja el teléfono en lugar de enviar correos electrónicos. Si te cuesta trabajar en casa, habla con tus compañeros o con tu jefe sobre tus preocupaciones.

Y recuerda que tus compañeros probablemente sientan lo mismo que tú. Pregúntales cómo les va y si hay formas de apoyarse mutuamente.

Saca tiempo para socializar virtualmente: programa una pausa para un café digital o una reunión online los viernes.

Establecer límites

Establecer límites con los demás miembros de tu hogar es clave para el bienestar mental mientras trabajas en casa.

Puedes ser más flexible cuando trabajas desde casa, así que disfrútalo. Pero también puede ser difícil si hay otras distracciones con las que lidiar, como los niños en casa, que pueden pensar que estás de vacaciones y quieren pasar tiempo contigo.

Hable de sus necesidades, especialmente con la familia. Recuérdales que aún tienes trabajo que hacer y que necesitas tiempo tranquilo para hacerlo, y comparte tu horario.

Del mismo modo, establece límites con el trabajo. Es más fácil estar conectado cuando tu casa es tu oficina, pero intenta desconectarte cuando la jornada laboral haya terminado, y disfruta del tiempo con la familia en casa.